sábado, 30 de marzo de 2013

En marcha!

1:04 by Rafael Flores · 2 comentarios

Finalmente hoy he publicado mi primera App para Android en el market de Google, está disponible aquí.
La verdad es que me ha gustado hacerlo, me ha recordado buenas (y algo viejas ya) sensaciones, cuando creaba programas que servían para algo... Lo cierto, y lo que es mejor, es que he aprendido unas cuantas cosas en este "viaje", por lo que las anoto en este Blog para que no se me olviden.
Lo que comenzó siendo una POC (proof of concept) sencillita para un amigo, acabó cogiendo más cuerpo y complicándose según se me iban ocurriendo muchas mejoras para la idea inicial. Al final tuve que tomar una decisión y "parar de añadir mejoras" a algo que todavía no "existía" como tal. Ese es un fallo típico de los proyectos informáticos, que se debe que evitar: no definir claramente dónde parar. Es decir, qué tiene que tener el producto para que se "entregable" al menos en la versión actual. Y todo lo demás deberá ir en las siguientes versiones. O no hacerse, si el primer producto demuestra no ser bueno y no se sigue iterando en él. Esto sigue la línea básica de las Metodologías Ágiles: iterar, iterar, iterar... Eso sí, si uno es creativo lo mejor es tener a mano una buena pizarra blanca para anotar todas las ideas/mejoras que se le van ocurriendo, y puntuarlas por interés o necesidad, para determinar en qué orden acometerlas.

Total, que en vez de hacer caso a mi amigo Mario López de Ávila y seguir su muy sabio consejo de crear siempre primero el producto MVP (Minimum Viable Product), alargué este desarrollo de una idea simple a un producto más completo. Bueno, el resultado desde luego ahora es muy útil, eso creo. Esa para mí es una de las premisas que debe cumplirse siempre: todo producto informático debe ser siempre útil. Será más o menos bonito, rápido, ligero, perfecto... pero siempre debe ser útil. Es decir: si nadie lo usaría para nada... ¿para qué usarlo? Para hacer porquería ya está la televisión... :D

Donde sí decidí aplicar la idea del MVP (tras darme cuenta de que había errado al no usarla en la App) fue en los "productos laterales": todo aquello que uno considera que tiene que tener, pero que no es "el producto" en sí. En mi caso era la necesidad de tener una presencia web, que creo que hoy en día es indispensable. Al principio me lié, quería montar una web guapa, con una plataforma de comunicación 2.0, enlazada con todo, rollo CMS, multilenguaje (hay que vender a todo el mundo, con lo cual inglés sí o sí)... Me lié a montar una en inglés con Drupal, otra en castellano con Joomla, una en Wordpress para aprenderlo también... Hasta que me di cuenta de que todo eso, para la App, eran "productos laterales" y sólo me ralentizaban. Así que, técnica de MVP para los "productos laterales": una web simple "uni-página" donde poner un email para contactos y consultas y punto. Eso sí, con el código de Google Analytics: los datos valen mucho siempre!!

Así que nada, la aventurilla está en marcha. Vamos a ver qué tal van las cosas estos días, y a ver qué más aprendo ahora!